martes, 7 de octubre de 2008

Apocaliptica 4


Clint aceleró su Pontiac Firebird rumbo al sur, el motor rugía, pero no de esa manera aguda y maricona que se esperaría de ese auto. Era el rugido de un maldito dragón/ león/ oso/ morsa. O de todos ellos juntos, el maldito ruido que causaba tinitus con solo oírlo una vez.
No hizo falta parar por combustible, nunca hacia falta, sus esbirros le mantenían el tanque siempre lleno y el motor afinado en Do.
El rancho que lo había visto crecer apareció en el horizonte. No había caminos para legar allí, así que no había mas remedio que adentrarse en el desierto, a pesar de eso el chasis del Firebird negro seguía reluciente.
Clint frenó bruscamente y de un salto ya estaba parado frente a la puerta mosquitero del rancho. No hizo falta que golpeara, en menos de un segundo la puerta se abrió de par en par y tras ella aparecieron los rostros sonrientes de “Los Cuatro”.
-¡Hijo has venido! –exclamó Muerte.
-Bienvenido seas –dijo Peste.
-¿Nos extrañabas bastardo? –gritó Guerra mientras lo apretaba entre sus brazos fibrosos.
-Tu mami te extrañó –dijo anorexia con una voz aniñada.
Clint quería abrazarlos a todos, uno por uno, pero ¿por cual empezar? ¿Quién sería el primero? ¿Cómo se sentirían los otros? Solo se limitó a levantar la mano y a saludar en general. “Los Cuatro” dejaron paso a Clint quien fue directo a sentarse al sofá.
-Y bien ¿Han escuchado alguna trompeta últimamente? –consultó Clint.
-No.
-Nop…
-Solo la de Louis Armstrong.
-Ja, idiota –dijo Clint.
-Ey, es negro, pero es bueno tocando la trompeta –dijo Peste.
-Lo estoy sintiendo cada vez mas fuerte –dijo Clint –la profecía va a hacerse carne pronto. No se cuanto voy a aguantar.
-Hijo, la paciencia ha sido una de tus virtudes, no la pierdas ahora –dijo Muerte y le acarició el rostro.
-Estoy algo cansado, he sido aplicado. He construido un imperio, no he roto ninguna de las reglas impuestas por mi padre ¿Por qué se demora tanto ese bastardo? –gritó Clint y dio un golpe a la mesa. Los cinco segundos siguientes fueron de absoluto silencio y de miradas atónitas entre “Los Cuatro”.
Clint salió al patio y se sentó en una mecedora de junco, comenzó a balancearse lentamente, se llevó una mano al bolsillo interior de su saco y extrajo una pelotita de goma que comenzó a masajear.
-¿Qué miran? Es una pelota anti-stress ¿Nunca oyeron de ella? No hubo respuesta.
-Aun no se con que fin los ha contratado mi padre, pero espero que no sean tan estúpidos para arruinarlo todo.
-¡Te hemos criado, te hemos hecho el hombre que eres! –proclamo Peste.
-No soy un hombre. Soy el nonato. Soy más que un hombre.


-Y bien ¿vas a hacer sonar tu trompeta?
-No.
-¿Ni siquiera con todo ese peso sobre tus espaldas, ni siquiera con esos ganchos colgando de tus ojos, ni siquiera con esa lanza atravesando tu muslo?
-Dije que no Luzbel.
-Es Lu-ci-fer ¿Cómo tengo que decírtelo Rafael? Has sonar tu puta trompeta.
-No.
-¿No?
-No.
-Entonces yo la haré sonar.
-¿Tu? Tú no podrías hacer sonar ni un silbato.
-Idiota, ¿Quién piensas que se encargaba de eso antes de la caída?
-¿Tu?
-No eres más que un sustituto Rafael, trae para acá –dijo Lucifer y le arrebató la trompeta de las manos al ángel. –no quiero pero la necesidad me obliga –gruñó lucifer.
La mole negra que conformaba su cuerpo se fue deshaciendo poco a poco, las costras, escamas y gusanos que daban forma a su anatomía fueron desprendiéndose de su cuerpo, dando lugar a un ángel de una belleza indescriptible, un ángel repleto de luz. El ser mas hermoso que diera la creación.
-¿Y Rafaello que te parece? Las apariencias engañan, eh.
-¡Eres uno de nosotros!
-Nah, te equivocas. Soy único. Soy el mejor.
Lucifer tomó la trompeta con su diestra y la hizo sonar una vez:
Los animales enloquecieron. Las fieras se acobardaron y los mansos se hicieron temibles.
La trompeta sonó otra vez:
Los mares se alzaron y emergieron de ellos criaturas olvidadas por el hombre. El kraken se comió a todo el reino unido.
Y sonó por tercera vez y las nubes se cerraron como garras, la hierba se secó y el oro se hizo plomo, pero aun no era suficiente.
Así que sonó por cuarta vez: Los muertos se levantaron de sus sepulcros e invocaron a un dios que ya los había olvidado.
No satisfecho Lucifer hizo sonar la trompeta por quinta vez. El fuego abrazó a la tierra. Llovieron estrellas y cometas, la lava brotaba de las grietas de la tierra, los mares hervían. Lucifer pensó que el sexto sería el último. El que despertaría al dragón. Y así fue.

Clint se mecía lentamente sentado en su silla de junco sin darse cuenta de la catástrofe que envolvía al mundo. La mecedora rechinaba “hing”, “hing”, “hing”. Clint cerró sus ojos e imaginó como sería el momento.
No tuvo mucho tiempo para imaginar. El momento ya había llegado.
-¿Están listos? –gritó Clint arrojando la pelotita anti-stress contra el piso.
-¡Siiiiiiiii! –respondieron “Los Cuatro” al unísono.
-Bien, porque ya hemos recibido el llamado bastados, todos saben que vamos a perder, pero mierda. Estoy dispuesto a jugarme mi puta vida por un Apocalipsis decente.


Continúa…

7 comentarios:

palimpsesto dijo...

El Jazz nos dejó heridas abiertas a todos!
Gracias por la visita!

Necio Hutopo dijo...

Vengo yo a regresar visitas... AHora me doy una vuelta por el archivo... no seguiremos leyendo... Supongo

Duquesa de Katmandu dijo...

Como diría alguien: me quito el sombrero, Jardinero.
Clint me cae bien, ¿se deberá a la falta de sueño?

Besos,

PD: Creo que tan sesudo como sensible, aunque me arriesgo inclinar la balanza hacia el lado de la sensibilidad.

Galán de Barrio dijo...

GENIAL

Me encantó, esto está llegando a su climax!

Queremos Apocalipsis Now!

Clnt, los Cuatro, los Siete y un tercio de los ángeles contra Resto del Mundo!

y agarrate Catalina!

Dark Phoenix dijo...

Hola Jardinero!!
Gracias por tu visita y por tu comentario!! Como acabo de descubrirte poco puedo decirte aún, pero nos iremos leyendo!!

un saludo!!

La gata Roma dijo...

Espero que Los Cuatro tengan bien listos los caballos, no hay Apocalipsis decente sin buenos caballos, o será toda la pintura que vi este verano en Roma, que me influenció…
Kisses

P.S. ¿La frase del mono y la máquina de escribir de dónde es? Es que me suena de haberla visto en algún lado, no sé cual..

Anónimo dijo...

Simplemente increible! Me encanta el juego de palabras, la ironia, el sarcasmo que surge del dolor... y como siempre de una manera u otra, aunque nublada, la sensibilidad que no podes controlar por mas que te esfuerces. Hace algo con todo esto. Vos sabes! Te quiero

PD: Quiero saber como sigue la otra historia!! Lo necesito, no me dejes con la intriga!

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II