sábado, 22 de noviembre de 2008

Legion del Kaos. Preludio.




Necesito un héroe, necesidad poco común en estos tiempos, en que, a cada año, a cada mes, surge uno nuevo hasta que, llenas de alabanzas suyas las gacetas, el siglo averigua que aquel no es un héroe de verdad.

Don Juan.

Lord Byron
----------------------------------------------------------------------------------------------


Hace cuatro meses. En algunos lugares del mundo.

Buenos aires. Lunes 10/07/2006.

El jenízaro manejaba la camioneta F-100 blanca que había conseguido cuatro horas atrás de manos de un contacto terrorista en buenos aires, todo estaba en regla: la patente, la documentación, inclusive le habían dado un documento de origen argentino, ahora se llamaba Ramón Torcuato aunque su cara de turco y su vestimenta típica dijeran lo contrario. Eran ya casi las cuatro de la mañana y la plaza de mayo estaba despejada, ya era la quinta vuelta que daba alrededor y no había visto ningún policía, no había señales de otro ser humano en las inmediaciones. La llama eterna de la catedral de la ciudad ardía inamovible a pesar del viento caprichoso que se obstinaba en tratar de apagarla. La fachada de la iglesia le recuerda al jenízaro uno de esos templos griegos, unos metros mas adelante se topa con la casa de gobierno pintada de un color rosa demasiado intenso que rompe con todas las reglas de buen gusto y paisajismo. Al otro extremo esta el cabildo, su estructura frágil concebida hace casi dos siglos atrás permanece incorrupta a pesar del paso del tiempo y las revoluciones.
Entre los edificios que rodean a la plaza se encuentra el banco central con su inmensa puerta de hierro, mas cercano a una fortaleza que a un banco se erige imponiendo respeto en la esquina de Rivadavia y 25 de mayo.
Hashishi el jenízaro no comprende como es posible que a tan pocos metros de distancia se levanten edificios de estilos arquitectónicos tan disímiles, no es que le interese comprenderlo. La espera lo está poniendo nervioso. Finalmente la confirmación llega. Hashishi apunta la trompa de la camioneta hacia el objetivo. Creo que olvidé mencionar que en la cúpula de la camioneta lleva casi doscientos kilogramos de explosivos y que el plan era inmolarse. Es tan solo un detalle que se me pasó, perdón.
¡Booooooooooooom!


Washington D.C. domingo 9/07/2006


Hashishi el jenízaro caminaba por los parques linderos a la casa blanca, llevaba varias horas en Washington, su típica vestimenta árabe no lo hacia pasar desapercibido, pero tampoco llamaba demasiado la atención, podía fácilmente ser confundido con un miembro de alguna embajada de la zona. Para los policías y los marines era un turista más que a diario recorrían la capital de la gran nación. Era tarde, ya eran casi las doce de la noche, hora poco usual para recorrer los alrededores de la casa blanca, pero a nadie le importó.
La espera lo estaba abrumando, la mochila que llevaba en la espalda cargada con una bomba casera de veinte kilos lo incomodaba, deseaba con ansias que llegara la orden para inmolarse.
Mas temprano había visitado el capitolio, había matado un poco de tiempo en el Smithsonian, donde se había aburrido a mas no poder, ya había perdido la cuenta de cuanto tiempo llevaba en Washington, pero sin lugar a dudas una sensación de repulsión lo invadía, no podía concebir la idea de que hubiera estatuas dedicadas a simples mortales. En la tierra de donde el venia esto seria considerado un sacrilegio, ese privilegio solo estaba reservado a las deidades, el obelisco le parecía algo ridículo, emplazar semejante monolito sagrado en el medio de una ciudad era obstentoso y arrogante, una verdadera provocación hacia el panteón egipcio, pero parecía una ridícula costumbre occidental, hace apenas unos minutos había visto uno en buenos aires y le había causado la misma impresión. De todos modos esto no era como buenos aires, todo aquí parecía haber sido construido por un mismo arquitecto y dispuesto de una manera ordenada y metódica, aquí nada sorprendía, nada contrastaba, los estilos arquitectónicos concordaban, eran armónicos. Si buenos aires parecía construido por un grupo de Dadaístas, Washington parecía armada por un maniático del control.
Mientras veía cada vez mas cerca su objetivo en buenos aires mas cerca veía a su objetivo en Washington, la orden fue dictada y al mismo tiempo en las dos ciudades el Jenízaro se inmolo por una causa que aun el desconocía.

Moscú. Lunes 10/07/2006

La plaza roja no era lo que había sido en los años del comunismo, parecía marchitarse con cada día que pasaba, las secuelas posteriores a la caída del muro de Berlín eran cada día mas notorias, desde el kremlin se veían a lo lejos dos grandes arcos amarillos sobre un campo rojo, poco esto tenia que ver con los colores que habían representado a la unión soviética durante décadas, era un símbolo de que de a poco el capitalismo y la globalización se hacia un lugar en el malogrado sueño de Lennin.
Hashishi se había parado en el medio de la plaza roja, no era un extraño, ni un sospechoso, de la misma manera que en Washington pasaba tranquilamente como un turista. Estaba mareado, se sentía agotado y el peso de la bomba que llevaba adherida al pecho no era nada comparable al peso de ser tres personas a la vez en tres diferentes ciudades, no era cosa sencilla, podía hacerlo, pero en cuantos mas Hashishis podría multiplicarse sin perder claridad mental y dominio sobre cada uno de ellos.
Estaba viendo un caserón pintado de un ridículo color rosado, pero al mismo tiempo veía las cabezas que adornaban el edificio Thomas Jefferson, nada era demasiado claro, a lo lejos veía la llama eterna del mausoleo de Lennin y al mismo tiempo la misma llama en la catedral de buenos aires, ambas danzando erráticamente e invitándolo a acercarse, por un momento olvido que también estaba en Paris y al levantar la vista contemplo fugazmente un armatoste construido a base de hierros y remaches, entonces cerro los ojos y volvió a concentrarse, a calmarse un poco. La cabeza ya no le daba para más y el explosivo debajo del abrigado saco de piel ya le resultaba insoportable, si la orden de inmolarse no llegaba pronto, corría el riesgo de arruinar la misión.
_­ ¡BOOOOOOOOOOOOOMMMMM!


Planeta tierra lunes 10/07/2006

Enumerar las capitales del mundo en donde se encontraba el jenízaro es prácticamente imposible, porque ni siquiera el lo sabía, había llegado a ese límite por voluntad ajena.
Solo puedo decir que levantó la vista y vio unas enormes estructuras de hierros con remaches, sus ojos parpadearon y su vista se topó con un enorme muro derruido por el paso del tiempo donde un grupo de judíos ortodoxos oraban incesantemente, se secó el sudor de la frente y al despejarse la vista estaba rodeado de enormes edificios y carteles de neon y un mar de gente ojos rasgados lo envolvía. Creyó desmayarse, pero aun no era el momento.
Sintió una mano apoyándose sobre su hombro que lo trajo de nuevo a la realidad.
-Aun no Hashishi, aun no -le dijo la voz del hombre que tenia a sus espaldas.
El jenízaro abrió sus ojos y salió del trance profundo en que se encontraba.
-No vuelvas a hacer eso -dijo en un tono seco y volvió a cerrar los ojos. Busco a sus otros yo uno por uno y los trato de volver a dominar. No iba a ser fácil, pasaron dos minutos, Hashishi seguía concentrado, en estado de trance, sudaba como un cerdo. En su rostro cetrino se notaba el esfuerzo que estaba haciendo. Se encontraba sentado frente a una mesa negra, a sus espaldas un hombre esperaba, miraba su reloj y esperaba, se impacientaba, pero sabia que no era el momento, volvía a mirar su reloj de acero quirúrgico, se acomodaba el perfecto nudo de la corbata de su perfecto traje Armani y cada tanto acariciaba su mentón afeitado impecablemente. Por su calva cabeza corrían miles de ideas por segundo, miles de imágenes y millones de respuestas.
El Marqués de Calamity, era un hombre alto de contextura casi atlética, multimillonario y además era el ser humano más inteligente del mundo, cualidad que lo había convertido también en el más hijo de puta de la tierra.
Calamity suspiró, se acomodó el nudo de su corbata por enésima vez y miró su hermoso reloj, pensó que ya era tiempo de cambiar el cristal de su reloj, pero eso no era lo importante ahora. Caminó hasta donde el jenízaro estaba sentado en estado de trance y sigilosamente se acercó a su oído izquierdo.
-Ya es el momento -susurró.
El jenízaro abrió sus ojos y respiró profundo. Estaba empapado en sudor. Se quitó el turbante y se desplomo en la silla. Estaba agotado, se sentía como si hubiera muerto cientos de veces y en realidad lo había hecho, en este momento había pedazos de el esparcidos por casi todas las capitales del mundo. Calamity le palmeo el hombro.
-Descansa, has hecho un buen trabajo, supongo -dijo el Marqués mientras jugueteaba con el control remoto de un enorme televisor instalado en la sala.
Al encender la TV el Marqués comprobó que su plan, al menos en parte había dado resultado, la CNN transmitía imágenes de las diferentes ciudades y del caos que en ellas reinaba, sonrió, se sentía a gusto. Era hora de prescindir de su ocasional socio.
-Herr Knutz, es su turno –dijo Calamity. Algo, o mejor dicho alguien emergió de las sombras.
BLAAAAAMMMMM!
Un disparo atravesó la cabeza de Hashishi, este se desplomó sobre la mesa donde quedó tendido sobre un charco de su propia sangre.
El jenízaro tenia la asombrosa cualidad de multiplicarse infinitas veces, todas sus copias podían morir sin afectar al original, pero si el Hashishi original era eliminado se acababa todo. No había vuelta atrás y eso el Marqués de Calamity lo sabia muy bien.
Ya era demasiado tarde para copiarse una vez más.
-Buen trabajo herr Knutz –felicitó Calamity, a un sujeto de facciones abominables, cuerpo deforme y vestido con uniforme de las SS. En su mano aun humeaba una luger que acababa de ser disparada.
-Espero no ser tan solo otro instrumento para sus planes Marqués –dijo herr Knutz con un marcado acento germánico.
-No sea ridículo ¿usted pensó que yo compartiría la gloria con este impío persa?
-Mmm…el sueño ario era eliminar de la tierra a esta clase de seres inferiores, este ha sido un primer paso, este podía reproducirse como conejos. Imagine el mundo abarrotado de seres como este.
-¡Herr Knutz, veo que la ideología sigue viva en usted!
-Las ideas no pueden matarse, solo los hombres mueren.

Continua...

11 comentarios:

Galán de Barrio dijo...

Tal como lo recordaba!

A ver cuándo empiezan a aparecer las caras conocidas...

Extranjera dijo...

Me linkeaste, que fino!
Saludos

Necio Hutopo dijo...

mmm...

Pareceme a mi que Calamity (como el coyote, vamos) es un tema recurrente en usted...Pareceme a mi, que igual me equivoco.

Por otro lado, y pidiendo disculpas anticipadas por el mal gusto, tengo que reconocer que de un tiempo a la fecha cada que oigo hablar de hombres múltiples (como Jaime Madrox de X-Factor, por ejemplo), no puedo evitar pensar en la frase que Peter David puso en la boca de, justamente, Multipleman:
(a uno de sus duplicados): "Si te la meto, se considera violación o masturbación?"

Duquesa de Katmandu dijo...

Elijo cera depilatoria (sistema español) aplicada un día como hoy (37° de térmica a la sombra).

Nunca me gustaron las llamas eternas...
Me quito las horquillas!!
beso,

La gata Roma dijo...

Me congratula ver lo feliz que está el enano.
A veces ese es el problema, que algunas ideas no mueran… la historia es cíclica.
¿Y ese nombre?

Kisses

El Jardinero del Kaos dijo...

galán: es tal cual por que no le modifique ni un apice. ya vienen las caras conocidas

extranjera:¿cual es la acepcion de que fino?

Necio:sinceramente lo tenia escrito desde hace mucho y no tenia ganas de pensar un nombre nuevo. no es violacion si hay consentimiento!!!

duquesa: a mi si me gustan las llamas eternas mucho.
como es el sistema español?

Gata: las ideologias no se matan(lamentablemente) demasiado ciclica para mi gusto, pero bastante aleatoria a veces.
lo del nombre: levante mi cabeza y vi en mi biblioteca el libro "las puertas de las percepcion" de Aldous Huxley...y me dije: why not?

María Jesús dijo...

Muy interesante tu nuevo post, en estos días estoy leyendo varios sobre Lennin y Washington. Lo cierto es que yo desde que tuvieron lugar, los ataques a las torres gemelas no logro ver en Washington nada muy rosa. Lo mismo que en Atocha y, en Leganés.

Un beso

Duquesa de Katmandu dijo...

ajajaja, el sistema español es más doloroso que sacarse una muela del juicio.

Beso femenino,

g. dijo...

Che, volví después de hace mucho (Tal vez demasiado tiempo) y encontré este texto.
Leído, me gusto mucho. Mejoraste mucho, che. Tiene lindo estilo. La historia me atrapo.

Bueno... Seguiré camino y en algún momento volveré...

PD: Usted espera con ansías la película de Wachtmen... Pregunto, nomás...

Saludos.

María Jesús dijo...

A mi no me consuela la desgracia ajena, pero hay sistemas más dolorosos que el español.

Aún así realmente España necesita un sistema nuevo, por que el que tenemos no funciona. El problema es que ya no nos fiamos de nuestro políticos, esa es la realidad.

Un beso

Duquesa de Katmandu dijo...

Maria Jesús: yo me refería al sistema depilatorio con cera negra, que acá en Argentina se llama sistema español... Mi comentario fue muy pueril, como puede ver...

Beso

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II