lunes, 17 de noviembre de 2008

Legion del Kaos. Vol I. Numero 3.


La familia.

Le costó bastante despedirse de la casa que la había albergado toda su vida. Insistió con llevarse algunos recuerdos. Me resultó muy difícil negarme a sus suplicas y mas que eso a sus lagrimas.
-¡Por favor primo Walt, solo algo, una sola cosa! –insistió.
-No. Es peligroso. Por mas insignificante que parezca ese álbum de fotos esta contaminado de radiación.
-Es lo único que me queda de mi familia –una lagrima le recorrió la mejilla.
-Te aseguro que aquí estará a salvo. Todo aquí esta a salvo. Nadie se atrevería a saquear esta zona contaminada, si regresamos aquí en veinte años, de seguro ese álbum te estará esperando.
-Solo una foto, por favor –mis ojos veían a una niña que rogaba y suplicaba, me costaba mucho ver la mujer que era en realidad.
-Está bien –accedí-. Solo una ¿Qué daño podría hacer una foto?
Escogió una de sus padres junto a ella, era en color sepia.
-Tal vez a ti te gustaría conservar esta –me extendió una fotografía en blanco y negro.
-¿Es quien creo que es?
-Si. “Chernobeast”. Tu abuelo.
La foto mostraba a un hombre fornido, metido dentro de unas mallas ajustadas. Llevaba la cabeza rasurada y tenia un bigote tupido y espeso que le rodeaba los labios (si. Como el de village people, pero definitivamente macho) su mirada era como de “todo va a salir bien”. No tenía la menor idea del futuro que le esperaba.
Después de que terminó la guerra mi abuelo, como tantos otros emigró o mejor dicho escapó a America. Llegó a los Estados Unidos en 1946. No hablaba una palabra de ingles al llegar, tampoco puedo asegurar que era ingles lo que hablaba después de haber vivido mas de cuarenta años en el país, pero se hacia entender. Era un sujeto muy particular.
No tuvo más opción que meterse en un circo. La tierra a la que había llegadota tenía a sus propios héroes y no iban a permitir que un gorila recién llegado de Kiev les arrebatara la gloria.
En el circo conoció a mi abuela, no era lo encantadora que se supone debe ser una abuela. Era rumana y tampoco puedo asegurar que lo que ella hablaba era ingles.
Mi padre se crió en el circo hasta que conoció a mi madre. Ella una abogada de Los Ángeles. El un acróbata de circo sin hogar fijo ni demasiado futuro, pero era encantador (cualidad que yo no heredaría) era capaz de convencer a cualquier mujer d que abriera sus piernas (por decirlo de una manera elegante).
Mi abuela siempre me decía que yo era como el espantapájaros del mago de Oz, pero mas rígido y afeminado. Tal vez viniendo de ella esto era un cumplido.
Mi padre dejó el circo y el circo dejó a mi abuelo. Por lo cual terminamos viviendo los cinco (mamá, papá, abuelo, abuela y yo) en una diminuta casita en las afueras de L.A.
El viejo nunca dejó de recordar sus días de gloria en la segunda guerra mundial y siempre decía que en cualquier momento sería llamado a luchar de nuevo. De niño sus historias me apasionaban, de adolescente me avergonzaban y hasta hace cuatro meses me parecían imposibles, que se trataban de los desvaríos de un viejo senil. Solo cuatro meses. Que equivocado que estaba.
-¿Nos vamos? –Emina me sacó de mis pensamientos.
-Eh… ¿Ya estás lista?
-No, pero es ahora o nunca –con ambas manos se quitó la tobillera metálica. No le costó demasiado trabajo.
Salimos a la calle y miró por última vez su hogar. La arrastré hacia el auto, sus ojitos fríos no dejaban de contemplar la casa. Un momento emotivo que no quería arruinar, pero comenzaba a oscurecer y si Chernobyl era aterrador de día. No quería imaginar como se ponía de noche. Le di marcha al coche y dejamos atrás el 36 de la calle Pripíat.
Solo había silencio.
-¿No quieres verla? –me preguntó.
-¿A quien?
-¡A la central nuclear, tonto!
-No se. Se hace tarde y…
-¿Has venido hasta aquí y no vas a ver el sarcófago de la “Memorial V.I. Lenin”?
-Bueno…
-¿Te asusta?
No podía dejar que una niña me apurara de esa manera. Accedí.
Emina me fue guiando hasta la central. La aguja del contador Geiger se había estancado en lo máximo y no se movía.
Levanté la vista y contemplé ante mí una obra terroríficamente majestuosa, una mole de concreto se elevaba hacia el oscuro cielo de Chernobyl, daba miedo, parecía un fantasma. Detuve el automóvil y nos quedamos mirando un rato, cuando mis ojos se embriagaron de temor y mi esqueleto rogaba por salir corriendo de mi cuerpo puse en marcha el auto y tomé la próxima salida a Kiev. A diferencia del viaje ida en este camino no me encontré con guardias, ni puestos de seguridad, ni los formularios 28-B, que tanto dolor de bolas me habían causado a mi ingreso. Es mas al parecer, los que entraban en Chernobyl jamás salían.
Aun nos separaban unas horas de Kiev.
-¿Puedo ver ese archivo sobre mi? –me preguntó Emina.
-Lo dejé en tu casa…
-¿Por qué? –ofuscada-. Quería verlo –por momentos seguía pareciendo una niña caprichosa.
-Ya estaba contaminado –esa era la respuesta que tenia para esa pregunta que esperaba, la verdad era que ese legajo tenia cosas de las que estoy seguro que Emina no querría enterarse. La estaba protegiendo, otra vez me equivocaba.
¿Qué pasaría si saliera a la luz que lo de Chernobyl no fue un accidente y que fue hecho a propósito?
Que todos los niños nacidos en 1980 en esa ciudad habían sido inyectados con un suero que expuesto a la radiación generaría en ellos cambios sustanciales.
Lo de mi prima no era una casualidad, los soviéticos tenían pensado convertirla en un escudo humano en el momento que los Estados Unidos se decidiera a mandarle sus misiles, para este fin seria entrenada al cumplir los diez años, para su fortuna el régimen comunista cayó antes. Emina no tenia por que enterarse para que la habían convertido en lo que era. Yo no pensaba decírselo, la necesitábamos para fines menos extremistas.
-¿Estás bien?
-Si –mentí-. Solo estaba pensando en que hay que comprarte algo de ropa, una chica de tu edad no se viste así.
-Ya lo se, lo he visto en cosmo, pero me da vergüenza ese tipo de ropa.
Sonreí. Pobre niña el mundo le daría una bofetada en la cara cuando llegáramos a New York.


Continúa…

9 comentarios:

mariajesus dijo...

¿Puedo elegir una espada grande? ¡Por favor!

Desde luego la historia es sobrecogedora, de carácter melancólico y triste. De intenso sentimiento en los personajes, fantástica.

Hoy te dejo la entrada a mi otro espacio en el tiempo

Un beso

www.mariajesusalmendro.blogspot.com

Duquesa de Katmandu dijo...

Elijo jeringa usada (por quién sabe quién para qué).
Me gusta mucho este derrotero narrativo soviético (y las fotos sepia que grafican al señor de mostachos pero viril).

Beso,

PD: Además, el 50% de mis genes son de Kiev!

Soportándome dijo...

Menuda fantasía, que bien. Lo de la inyección de suero a los niños...Buena ficción. Por cierto, que gracia con lo de "Mi abuela siempre me decía que yo era como el espantapájaros del mago de Oz, pero mas rígido y afeminado".
Saludos

Efter dijo...

Es una historia muy interesante. Me da miedo pensar siquiera que tenga un viso de realidad.

Galán de Barrio dijo...

sí, muy bueno lo del espantapájaros!

ai dijo...

tus cuentos son cada dia mas lindos.. mis felicitaciones!.. es muy lindo leerte..


[y si, las contradicciones existen]

besos miles..

Berserkwolf dijo...

jaja vaya ya me an ganado el comentario del espantapajaros,que mas puedo decir estoy un poco en suspenso je je,nos seguimos leyendo,por cierto yo aun no termino todos los tomos de the sandman(este año fue cuando me encontre con esta historia de Gaiman)( y se volvio mi favorita)

Aïcha dijo...

ya estoy de vuelta^^

El Jardinero del Kaos dijo...

eres como el espantapajaros del mago de Oz, pero mas rigido y afeminado(si esto es posible).

asi debio ser la frase, pero bueno,

mj: una espada de obsidiana negra y enorme, no es lo triste que deberia ser.

duquesa:se viene la hermandad de kiev, atenta!!!(ni usted ni yo usamos la jeringa, me quedo tranquilo con eso)

soportandome: gracias!!!

efter: todo puede ser(supuestamente estaban haciendo un simulacro con el reactor y booom)

Galan:gracias su alteza.

ai:te quiero ver mas seguido por estos lados, gracias por los cumplidos.

berserkwolf: bueno cuando termines sandman, podes seguir con american gods o algo de alan moore o grant morrison, saludos.

aïcha:el regreso mas esperado bonita!!!

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II