sábado, 22 de noviembre de 2008

Legion del Kaos. Vol I. Numero 5.


Una muerte en la familia.


Dejé el viejo LADA en el aparcamiento del aeropuerto Internacional Boryspil con la esperanza de que alguien lo recgiera y lo enviara a un desarmadero. Aun me sentía bastante mal, Emina cargó el equipaje por mí, estaba preocupada.
Me acerqué al mostrador de Aerosvit Airlines y pedí dos tickets a New York.
-Primera clase, por favor y los asientos más cercanos al baño –solicité. No entendí una palabra de lo que la chica del mostrador me dijo, me limité a pasarle mi tarjeta VISA y dejar que se cobrara.
-Terminal B, puerta 5. ¡Que disfrute su viaje!
-Gracias.
Al menos era un Boeing 737-500, esperaba un Douglas o algún avión remanente de la vieja época.
-¿Te sientes bien Walt? –insistió Emina, que si mal no recordaba esta era la vigésima vez que me lo preguntaba.
-Si, el vuelo sale en veinte minutos, mejor que nos apuremos.
No era lo que esperaba de una primera clase, al menos el vuelo no estaba saturado, pude contar unos cincuenta pasajeros.
-¿Y como es esto? –preguntó Emina.
-¿Qué cosa?
-Esto de volar en avión.
-Te sientas, mantienes la boca cerrada y te pones a escuchar las lecciones de ingles de tu Mp3.
Me sentía fatal, no podía estar tratándola así, pero mi mal humor crecía con mi dolor de cabeza.
-¿Estás enojado?
-No. Necesito silencio, me explota la cabeza.
-Está bien, me quedare callada.
Asentí con la cabeza, la azafata explico los procedimientos en caso de emergencia. Primero en ucraniano y después en ruso. Al parecer no contemplaban que de casualidad había un pasajero de habla inglesa.
Me recosté y me puse esos antifaces para dormir y me dejé llevar, con bastante suerte despertaría en New York.
Suerte fue lo que siempre me faltó en la vida, en seis oportunidades me levanté para ir al baño y en un numero incontable hice mis depósitos en las bolsas de plástico para vomitar. Emina parecía hundida en un sueño eterno.
Rechace la cena, el whiskey, el champagne y los cacahuates.
Solo agua, todas las botellas de Evian que la azafata me pudo traer, tenia la boca pastosa.
-Señor, no hay ningún medico a bordo y ya no puedo traerle mas botellas de agua, verá no me están quedando para los otros pasajeros –me dijo la azafata.
-¿Es potable el agua del lavabo? –pregunté con mi rostro pálido y haciendo un ademán con mi mano temblorosa.
-Tenemos Coca Cola…
Solo me limité a vomitar en la bolsa que tenia en mi mano, por suerte esto la espantó y no volvió con su sonrisa fingida.
El resto del viaje fue tranquilo (me quedé sentado en el retrete a la espera del inminente vomito y llenando las botellas vacías con agua de la canilla)
-Señoras y señores les habla el capitán Sigovich, estamos atravesando una zona de turbulencia, por favor abróchense los cinturones –anunció una voz marcial por los altoparlantes. No tenia la menor intención de moverme del baño, pero el aeromozo me sacó arrastrando del brazo y me depositó juntó a Emina.
-¿Dónde estabas?
-En el baño, en el baño…
El avión comenzó a temblar. A moverse erráticamente, a divagar y mi cabeza y mi estomago lo acompañaban.
Un ruido vino de afuera, como metal chirriando, desgarrándose y después una explosión. Seguida de un torrente de agua y jugos gástricos salidos de mi boca.
-¿Emina, estás? –pregunté mientras me limpiaba la boca, solo había una cuestión. Emina ya no estaba a mi lado.
Me di la cabeza contra algo que solo Dios sabe que fue y caí en un duermevela profundo (si es posible, por contradictorio que esto suene)
Lo próximo que vi. Fue un avión hecho pedazos a un costado y junto a mí varias decenas de personas (pasajeros) en mi misma condición: aturdidos, con la mirada extraviada y aterrados.
-¿Emina?
-Aquí –estaba toda llena de hollín, y con su ropa hecha jirones. En su rostro había una sonrisa que me recordó a la de mi abuelo en aquella fotografia. “Todo va a estar bien”.
-¿Qué pasó? –pregunté histérico.
-Bueno, estaba leyendo J.L.A. y de repente sentí que algo no estaba bien, miré por mi ventanilla y observé que una de las alas se había desprendido, tú estabas inconciente y me dije: Emina. Si vas a ser una heroína mejor haz algo ahora.
¿Qué haría Kyle en una situación así? Bueno no tengo un anillo de los Green Lanters, así que mejor hice lo que haría Superman.
Me salí por una abertura y me cargué el avión al hombro. Y bueno. Aquí estamos, no se donde, pero vivos…
-Mi madre decía que los cómics no servían de nada…
-Ja –sonrió. Estaba agotada, cayó en mis brazos, la acuné un rato hasta que llegó la ayuda.

Me desperté en una cama de un hospital (supongo, nunca estuve en uno) moví mi cabeza a un lado y ahí estaba mi primo. No lucia muy bien, a decir verdad yo tampoco. No me sentía poderosa, estaba débil, cansada y no me sentía tan liviana como de costumbre.
-¿Walt, estás?
No me respondió, estaba conectado a unos tubos, al parecer algo que le hacia respirar mejor, en Chernobyl no había hospitales.
-Ze dezpertó –dijo una voz seseante.
-¿La chica? –preguntó otra mas profunda y entrada en años.
-Zi…Hola pequeña soy el Dr. González, me conocen como Dr. X.
-¿De los X-Men?
-Ja, ja, ja…no zolo zoy medico radiólogo, lo de X es por que soy como una maquina de rayoz X y resonancia magnética portátil, miz ojoz, ya te explicaré. ¿Eztáz bien?
-Creo ¿Cómo esta mi primo?
-¿El de allá?
-Si. Walter Kupperberg.
-Condizion critica…
-Deja González, yo me ocupo de la niña.
Un hombre delgado, de aspecto muy británico con un bigotillo y una sonrisa impecable que hacían recordar a Douglas Fairbanks en “La marca del Zorro”, pero más viejo.
-Hola. Soy el señor Ostrander, uno de los dueños de la compañía, por lo visto el joven Kupperberg ha hecho bien su trabajo, se ha tomado su tiempo, pero te ha traido sana y salva.
-No entiendo nada –dije. En ingles. Mierda. Estaba hablando en ingles.
-Emina. hace cuatro meses hubo una serie de atentados, según un pacto de caballeros que hemos hecho en 1945 con tu tio abuelo y dos hombres mas, de presentarse una situación que pusiera en riesgo el orden del mundo debiamos juntarnos a resolverlo.
Tu primo. El familiar directo en linea de sucesion, ademas de no tener ninguna habilidad especial es un cobarde…
-No le permito que hable así de…
-¿Entonces por que te entregó?
-El no me entregó. El me rescató de mi confinamiento.
-Cree lo que quieras preciosa, pero ese que esta en la cama muriéndose, solo pensaba en salvar su pellejo y por ironías de la vida ahora esta a punto de morir.
-¿Qué? ¿Está jodiendo?
-¿Dr. González?
-Me temo que zi. Envenenamiento radioactivo, zolo le quedan horaz.
-¡Es mi culpa! ¡Si no hubiera venido a Chernobyl…! –dejé escapar una lagrima.
-Si me permite señorita Sevenko, lamento informarle que solo se debe a su propia estupidez… -interrumpió Ostrander.
-Es mi culpa, yo lo maté. Yo estoy radioactiva. Estuvo demasiado tiempo expuesto a mí.
-Repito, ha sido la estupidez del señor Kupperberg lo que le ha matado. Usted no emite radiación. Usted la absorbe y eso le da sus poderes –continuó Ostrander que ya empezaba a irritarme con su sonrisa de actor de la década del veinte.
-Encontramoz ezto en zu bolzillo –dijo González y me extendió un autito de colección, un LADA miniatura.
-¿Qué es esto? –pregunté con mi mejor cara de estupida.
-Ezta miniatura lo mató, emite una radiazión de 40 Sv.
-¿Podría explicarlo en ucraniano o en un ingles básico que yo entienda? –dije mientras agarraba a González por el cuello.
-Tranquila. La radiazión se mide en Sieverts, ezte insignificante autito de juguete Zegún mi contador Geiger eztá en los 40 Sv. Una doziz letal para cualquiera que ze exponga a ella.
-Yo aprovecharía a despedirme si fuera usted –me dijo el hijo de puta de Ostrander.-Mañana será parte de La Legión del Kaos, ya tendrá tiempo de conocer a sus compañeros.
Me dejaron sola en la sala de hospital, mas tarde me enteraría que estaba en el edificio Ostrander de New York y que este era la base de operaciones de la Legión.
Me acerqué a mi primo, estaba pálido, había perdido peso y cabello, hacia un esfuerzo sobrehumano por respirar.
-Gracias Walt –le susurré al oído.
-De nada, perdón –me dijo con una voz seca y rasposa.
-No te mueras, ¿que voy a hacer yo sola?
-Salvar el mundo… -me sonrió como lo había hecho tantas veces desde que nos conocimos.
-No te puedes morir…
-¿Recuerdas eso de llevarme a volar?
Empecé a llorar como una niña, no podía verlo así, mi único familiar con vida se moría.
-Si –con mis ojos llenos de lágrimas.
-Bueno, ahora peso menos que un espantapájaros…


Cumplí su último deseo. Lo tome en mis brazos y lo comprobé. Un niño de diez años pesaba más.
Recorrimos los cielos de New York juntos, pasamos por central park, la quinta avenida, el Madison…
Walter Kupperberg murió en mis brazos a las 11:27 P.m. de un lunes de enero.
Derramé mas un millón de lágrimas por el, muchos dirán que esa noche llovió sobre New York. Yo prefiero pensar que mi llanto fue el que inundo las calles de Manhattan.

Fin del primer volumen.

8 comentarios:

Duquesa de Katmandu dijo...

Ay, la culpa de todo la tiene el chiche contaminado (y Yoko Ono, ya que estamos). Me gustó mucho!
Voy a extrañar a Walt.

Beso,

Galán de Barrio dijo...

EXCELENTE



(lo único que odio es tu maldito castellano neutro, somos argentinos, mierda)

El Jardinero del Kaos dijo...

duquesa: vio como es esto, puede haber flashbacks y walt puede llegar a aparecer...o no.
definitivamente: la culpa es de yoko.

galan:me siento muy a gusto con mi neutro, usted sera argentino, yo soy universal, jajaja.
pregunto ¿y ahora que escribo?

Necio Hutopo dijo...

"definitivamente: la culpa es de yoko".
Y de los malditos rojos, no se olvide nunca de los malditos rojos...

"pregunto ¿y ahora qué escribo?"
mmm... No sé... El volumen II?

Duquesa de Katmandu dijo...

Ay, me olvidé de elegir diccionario neutro utilizado en telenovela latinoamericana (de cualquier país, da lo mismo).

Siga con el Volumen 2!
Beso,

La gata Roma dijo...

¿Neutro? Si llamas al azafato y a los altavoces de la manera mas rara que jamás leí, jajaja y me encanta.
Bueno amigo, podrá entretenerse pensando nombre para… si… encontré uno que creo que queda bien en su jardín…

¡Aquí está su enano!

El Jardinero del Kaos dijo...

necio: ¿le cabia alguan duda que la culpa es de yoko? no los rojos...ni los mencione.todavia volumen II no.

duquesa:¿nuestro amiguin tendra una copia de ese diccionario?
no vol II no.

Gata: gracias por el enanus, ya esta en su sitio. para mi tampoco es neutro, es universal.

jardinero: vaya a escribir.

mono: deje de tocarse.

Extranjera dijo...

No entiendo. Cómo haces para escribir estas historias? Lo haces a diario? Ya las tenías? Cómo es que no has publicado un libro? O ya tienes uno? Ah y por qué todos se conocen la historia y los personajes?
Que preguntadera...
Saludos, mejor.

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II