miércoles, 20 de enero de 2010

Legión del Kaos. Cuestión de Sangre. Final (Por Galán de Barrio)


Final de esta aventura compuesta, producida y dirigida por Galán de Barrio.

Parte 3 de 3

-Hijo, despierta.

SPLASH

El agua fría cae sobre la cabeza de Pulque. Se incorpora lentamente, con una fuerte puntada en la nuca. No tarda en recordar los últimos acontecimientos y en comprender que se encuentra encerrado.

-¿Dónde estoy?
-En las mazmorras de los esclavos, hijo.

La vos suena dulce, maternal. Pulque se emociona por un instante al reconocerla:

-¿Madre?
-Yuma…

Pero de pronto el semidios entra en razón:

-Qué estoy diciendo. ¡Yo soy el hijo del dios Ometeólt! Yo tengo sangre divina en mi carne. Tú debes ser la madre de Yuma, el humano de quien tomé el cuerpo. Mi nombre es Pulque.

La anciana sonríe. Dos niños se asoman a su lado.

-Yuma, yo sé que pronto recordarás todo. Hay cosas que nunca se olvidan, como el amor a la propia familia. De eso nadie se escapa, ni siquiera un dios.

Pulque tira de sus cadenas: está atado de pies y manos.

-¿Y ellos quienes son? –Pregunta, señalando a los niños.
-Son tus sobrinos, Yuma. También tu familia. Yo te llamé, ¿lo recuerdas? Sabía que tú ibas a traer la liberación a este pueblo. Tu pueblo.

Pulque baja los brazos resignado.

-Mire señora, lamento desilusionarla, pero no hay mucho que pueda hacer yo aquí. Mezcal tiene el legendario Cinturón de Quetzacoált. No sé cómo lo habrá conseguido, pero ahora es invencible.
-Te equivocas.
-¿Qué quiere decir?
-Él le hace creer a todos que tiene grandes poderes, pero yo sé que el Cinturón no funciona con él. La maldad puede darle algo de poder, pero la verdadera fuerza del Cinturón se obtiene de otra forma…

Un ruido fuerte corta la explicación: dos guardias entran para traer comida a los esclavos. El estruendo asusta a la anciana, quien toma del brazo a Pulque. De pronto el semidios siente una fuerza repentina, y arranca de un tirón las cadenas que lo atan. Con facilidad logra vencer a los guardias.

-¡Vamos! La puerta está abierta. Tal vez podamos escapar del Fuerte.
-No, hijo mío. Tú no debes escapar: tú debes vencer a tu enemigo y liberar a tu pueblo.
-¿Pero cómo? Ya le dije que él posee el Cinturón de Quetzacoált, y yo sólo tengo mis puños…
-Tus puños son fuertes, hijo. Pero a veces un guerrero necesita algo más que sus puños. Y eso es la fuerza de su corazón.

Caminan rápidamente pero sin hacer ruido. Pulque va al frente, custodiando a la anciana y a los niños. Tras una ladera, los edificios se abren dando lugar a una gran plaza. En el medio se encuentra de pie Mezcal, esperando.

-Bien, veo que pudiste escapar. Genial, viejo amigo, no me defraudaste. Aún mantengo mi oferta, por si te has arrepentido.
-¡Nunca! Nunca seré parte de tus sucios planes, Mezcal.
-Lo suponía... Bien, entonces tendrás que derrotarme. Esta plaza será nuestro ring, como cuando éramos niños. Te estoy esperando.

Pulque da un paso sobre el círculo de cemento. Uno de los niños alcanza a gritar “¡Tío, no!”, pero el semidios no se hace cargo. Una furia lo ciega y lo envenena. Quiere justicia, pero más que eso quiere venganza.

Una vez más, ambos contendientes se ponen en posición de guardia y rotan pesadamente, siempre mirándose a los ojos. El primer golpe es lanzado por Pulque, pero es esquivado. El segundo corre con la misma suerte. Mezcal sólo sonríe:

-Estás lento, mi amigo.

Ahora es él quien estira su brazo: el golpe estalla contra el pecho de Pulque, obligándolo a retroceder unos pasos. Con una mano sobre su tórax dolorido, el héroe ensaya una patada contra el rostro de su oponente, pero es detenida con un fuerte brazo y, haciéndole perder el equilibrio, Mezcal barre con fuerza la pierna contraria de Pulque. Con un golpe seco cae sobre el cemento.

Nuevamente se levanta y se abalanza con toda su musculatura sobre Mezcal, pero éste lo esquiva y lo golpea con el codo en la nuca. Pulque muerde el polvo.

La furia comienza a crecer en su ser, una ira embravecida, divina. Sus ojos se ponen blancos al momento que grita:

-¡No puedes vencerme! ¡Yo soy Pulque! ¡YO SOY UN DIOS!

Se pone de pie y se arroja contra Mezcal. Por primera vez logra propinarle un golpe, y luego otro, y un tercero sobre el rostro. Mezcal cae y Pulque se mantiene en pie, jadeando.

Manteniendo la calma, Mezcal se levanta:

-¿No te das cuenta de que tu furia sólo alimenta mis fuerzas?

El movimiento es tan rápido que Pulque apenas lo ve: una saeta de fuego le da de lleno en la mandíbula y lo tira una vez más sobre el duro suelo. Sus ojos vuelven a su color normal antes de cerrarse.

-Tío, tío… -Gimen los niños.

-¿Tío? ¿Así que has traído a tu familia para que pueda ver cómo te derroto? Qué patético.

La anciana se acerca a Pulque y le habla al oído:

-Hijo mío, recuerda quién eres. Recuerda tu origen, tu sangre, tu familia. Tú no eres un dios. Eres mucho más que eso: eres nuestro Salvador.

Derramando una lágrima, le da un beso amargo en la frente.

De repente Pulque abre los ojos. Su corazón late rápidamente, arrastrando una sangre nueva, humana, cálida. Comienza a reincorporarse. Dirige una mirada hacia la anciana, luego a los niños.

-Tienes razón, madre. Ustedes son mi familia, este es mi pueblo, y yo voy a salvarlos.

Mezcal sonríe sardónicamente:

-¿Qué pasó? ¿Se despertó el dios de su siesta?
-No. Yo no soy un dios. Yo soy Yuma, hijo de es esta tierra.

Yuma se quita la máscara y mira fieramente a Mezcal.

-Vamos, Yuma, no juegues. Sabes que no puedes contra mí.
-Pruébame.

Mezcal lanza un puño directo a la cara. Sin embargo Yuma lo detiene en el aire. Sin soltarle la mano, baja su brazo hasta colocarlo en una llave incómoda.

-Yuma, veo que no estás jugando…

Yuma lanza una patada al estómago de Mezcal, quien trastabilla pero no cae. Mezcal responde con el otro brazo, pero apenas logra rozar a Yuma, quien gira quedando a sus espaldas. De un tirón le quita el Cinturón a su viejo amigo.

-¿Eso es lo querías? Te cuento que igual no sirve para nada, no sé cómo hacerlo funcionar. Sólo lo uso para intimidar, como herramienta sugestiva. Pero mi verdadero poder lo obtengo de otro lado…

Mezcal arroja tierra a los ojos de Yuma, luego lo empuja hacia atrás.

-No sé cuál habrá sido tu transformación repentina, hermano, pero comprendo que así como están las cosas no podré vencerte, necesito entrenar más. Así que si me lo permites…
-No, Julián. No vas a escapar.
-Entonces vas a tener que elegir, viejo amigo.

Mezcal toma una piedra y la lanza contra la ladera bajo la cual se respaldan la anciana y los niños. Una avalancha comienza a formarse.

-¿Vas a evitar que me escape o vas a salvar a los tuyos?

Yuma se detiene. Siente que su deber es rescatar a su familia. Pero también sabe que si deja escapar al villano, las víctimas podrán ser muchas más en el futuro. Pulque, el héroe, el hijo del dios Ometeólt elegiría esta última opción. Sin embargo ahora es el corazón de Fermín Salvador Yuma de la Cruz quien toma las decisiones.

De un salto, toma a su madre y sus sobrinos y los quita de la zona de peligro, justo antes de que la montaña de piedras cayera sobre ellos. Cuando se disipa el polvo, no quedan rastros de Mezcal. Ha escapado.

Yuma toma el Cinturón y no puede evitar la tentación de abrochárselo. Luego se sienta en el suelo, algo decepcionado. Su madre y sus sobrinos se acercan y lo abrazan. Y así se quedan los tres, en silencio, pensando que aún quedan muchas cosas por solucionar.

Ninguno nota que la hebilla del Cinturón comienza a brillar.


[FIN]

Gracias, Galán verdaderamente un gusto que hayas contribuido a esta obra conocida como Legión del Kaos y las puertas quedan abiertas, para futuros proyectos.
Amigos, el equipo creativo de Legión del Kaos se va a tomar unas poco merecidas vacaciones, lo que se viene son entradas programadas:
-“Código T.” Escrita por Oenlao (Carlos Scherpa)
-“100 Lunas” Por JdK.
Las cuales aparecerán en las semanas siguientes.
Un abrazo gente y nos estamos leyendo.

6 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Que sus vacaciones le sean provechosas... Espero tenerle alguna sorpresa a su regreso

oenlao dijo...

tiene varias virtudes el relato, muy bien por Galan.
Felices vacaciones, jardinero del kaos.

Jaz3000 dijo...

Buen final, me intrigó lo del cinturón, ojalá más adelante se pueda saber qué hace (Al menos claro que me haya perdido de algo je).

Disfruta mucho tus vacaciones, sí las tienes bien merecidas. Aunque sea el más corto de los descansos, puede hacer maravillas ;).

Besitos, que estés muy bien y mucha buena vibra.

:3

Los dibujos de Hache dijo...

Quedó muy buena esta serie escrita por Galán, le da otro tono a todo esto.
Legión del kaos se ha convertido en un verdadero universo.
Felicitaciones al autor y felices vacaciones Jardinero!

Galán de Barrio dijo...

Me alegro que te haya gustado, amigo!

Ahora ya podés ir subiendo otra cosa...

Abrazo con arena

Envidia cochina dijo...

Muy buen final: la descripción de la pelea esta muy buena. tiene esa cosa de dignidad que tienen las peleas en los animé de acción, pero con un toque muy copado...
Saludos!
Matias B.

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II