domingo, 2 de noviembre de 2008

Ejercicio de escritura a partir de un sueño/pesadilla


SABADO 1 DE NOVIEMBRE 22:37HS.

RIIIIIIIIIING, RIIIIIIIING, RIIIIIIIIIIIIING…
Jardinero: -Hola…
Matt: -¿Cómo andás, que estás haciendo?
Jardinero: -Durmiendo…estaba soñando…
Matt: ¿Qué?
Jardinero: -Que tenia diez años vivía en Alemania y a mi mesa estaba sentado un nazi cenando con mi familia….
Matt:-… ¿Salís hoy?
Jardinero: -Nah, me duele la garganta.
Matt: -Que sueño bizarro…chau.
Jardinero: -chau-cha…
CLICK.
Me levanté de mi siesta y con el material que me había dado Morfeo, un poco de imaginación y conocimientos básicos de la segunda guerra mundial (gracias History Channel).

HAMBURGO 1941.

Mamá me sacó arrastrando de la reunión de las juventudes hitlerianas, pensé que me había metido en problemas de nuevo, era un sábado de noviembre, extrañamente había comenzado a nevar mucho antes de lo esperado, la nieve se mezclaba con el barro de las calles, y el gris plomizo del cielo amenazaba con descargar una lluvia de granizo en cualquier momento.
-¿A dónde vamos mamá?
No respondió. Me seguía sosteniendo por el cuello de la camisa y haciéndome caminar a una velocidad demasiado alta para una mujer que no estaba acostumbrada al ejercicio físico.
-¿Mamá?
-Vamos de compras Franz…vamos de compras.
Respiré aliviado, siempre que necesitaba ir de compras mi madre me llevaba a mí, la pobre no sabía leer y el tendero no era muy confiable a la hora de cambiar cupones de racionamiento por comida.
La fila en la almacén estaba llena de viejas que se peleaban por ver quien se llevaba la patata mas grande, o la manzana mas jugosa, mamá me dio un empujón y nos lanzamos a la batalla de los alimentos.
Hice mi parte. Me aseguré que el señor Schister no se pasara de listo, a los cupones hubo que agregarle algunos marcos, mi madre había comprado como nunca.
- ¡Schwein! –me relamí los labios pensando en la cena que nos esperaba.
-El cerdo no es para ti…no te hagas ilusiones.
-¿Ocurre algo?
-Si, mucho, anda rápido a casa y ponte una ropa decente, yo seguiré.

Corrí las cuadras que me separaban de casa pensando en dos cosas: mañana los muchachos me molestarían todo el día por la manera en que mi madre me saco de la reunión y ¿para quien demonios era tanta comida?
Pasé junto a un grupo de soldados que mataban el tiempo fumando, hice un ademán de saludarlos, pero no me animé, me asustaron un poco…doblé la esquina corrí con los ojos cerrados, era la calle de los judíos, todas las casas estaban destruidas, y había pintadas horribles en las puertas, y muchas estrellas amarillas, la piel se me ponía de gallina, pero mamá ordenó que fuera a casa rápido. El cielo seguía amenazando con vomitar mas nieve, todo iba bien según el diario que estaba leyendo mi vecino el señor Hesselman. Años mas tarde sabría que todo era una mentira.
Papá ya había regresado de la fábrica y llevaba puesto su traje de lujo, ese que usaba para ir a la iglesia y para los días festivos.
-Ve a cambiarte Franz, hoy tenemos que ser mas normales que nunca –me dijo ¿Qué tenia de normal ponerse un traje?
La casa diferente, papá había colgado el retrato del Führer (si. Ese que estaba en el sótano y mi padre se encargaba de escupir todas las noches), la bandera roja con la esvástica colgaba en la ventana (como nunca), mi hermanita Elke de nueve años aun llevaba el uniforme de la BDM. Y mi hermana mayor Sophie estaba hecha toda una dama, con un vestido que solo le dejaban usar para la iglesia.
Yo tomé mi camisa blanca y arrugada como estaba me la puse, me deje puesto el pantalón corto de las juventudes… era el mas nuevo y limpio que tenia, le dí una repasada a mis zapatos negros y volví al comedor donde mi padre esperaba sentado fumando su pipa y con el Mein Kampf entre las manos tratando leer.
-¿Qué ocurre?
-Esperamos visitas, parece que algún soplón anda diciendo por ahí que nosotros los Müller no somos lo suficientemente devotos al tercer Reich.
-¿Quién?
-No se ¿tú has dicho que escupo la foto del Führer por ahí?
-No –mi padre un hombre común, no entendía de política, no veía que tenia de malo ser amigo de un judío, ni de un comunista, pero no era estúpido. Si tenía que fingir ser el máximo admirador de Hitler para proteger a su familia. Lo haría.
-Bien, ¿tampoco has comentado que ponemos al Mein Kampf debajo de la pata de la mesa?
-Nunca papá… -yo era un niño de diez años, pero no tonto.
-Supongo que tampoco has comentado que escondemos al señor Silverberg en el sótano.
-No, es nuestro secreto, como tú lo has dicho.
-Bien. Esta noche te comportaras como un buen niño ario y no abrirás la boca.
-Si papá. A propósito ¿a quien esperamos?
-A alguien de las SS, va a cenar con nosotros, se auto-invitó.
Las horas pasaban lentas, el olor a schwein y patatas asadas que venia de la cocina me estaba retorciendo el estomago, ¿Cuánto hacia que no comíamos una cena decente? El plan de racionamiento se basaba en una dieta a base de sopa, algún que otro guisante y muy de vez en cuando algo mas consistente como una patata cocida. Los cupones de comida eran repartidos “equitativamente” al que mas dinero tenia mas le daban, a nosotros nos daban algunos por ser tres niños en la familia, pero nunca eran suficientes para cubrir las necesidades.
Seguí en mi habitación jugando, soñando y dibujando imágenes de una guerra en la que tratáramos de mantenernos al margen éramos parte de ella.
Mi hermano Alex había muerto en batalla un par de años atrás, era el mayor, aun lo extrañaba y no comprendía como lo habían arrastrado a luchar, el no mataría a nadie…por como iban las cosas ya me imaginaba que en un par de años sería mi turno de demostrar mi valor en el campo de batalla.
El sonido de un motor, me sacó de mi ensoñación, vi por la ventana de mi habitación como un automóvil negro y grande estacionaba en la puerta de casa. De el descendió una figura envuelta en un abrigo de piel y con un gorro con una calavera de metal, el chofer volvió a subir al coche.
-A la mesa –gritó mi madre. En menos de cinco segundos mis hermanas y yo estábamos de pie junto a la mesa esperando a que nuestro invitado se sentara.
-Heil –saludó el hombre. Llevaba un impecable uniforme de las SS. Su rostro era de temer.
Estaba sentado a la mesa. A mi derecha estaba mi hermanita Elke con su uniforme de las BDM y su cabello rubio peinado perfectamente y rematado por dos trenzas. A su lado estaba mi padre con su modesto traje, su cabello negro tirado hacia atrás y sus ojos de un verde triste.
A mi izquierda estaba sentada Sophie, hecha toda una señorita, con la mirada puesta en sus zapatos y a su lado mi madre con su habitual rodete en su cabello rubio entrecano y un vestido que le habría costado de seguro varios cupones de racionamiento.
Frente a mi, la peor de mis pesadillas. El peor de mis miedos, el inquisidor dentro del uniforme de las SS, sus ojos de un azul frío y cortante como los de una navaja, su sonrisa macabra, y ese perfume, el olor a muerte. Y el rostro del que una vez había sido mi hermano ahora convertido en un hijo de puta.
Baje la vista, y vi mi rostro reflejado en el cuenco con sopa, era un niño rubio de diez años, con la mirada abatida, deseando jamás convertirme en eso que tenia en frente, deseando que esto fuera una pesadilla, como dije Alex había muerto, lo que tenia en frente mío no era el.

El teléfono me despertó a mí. Espero que al niño llamado Franz también, no me gustó estar en su lugar.

8 comentarios:

Aïcha dijo...

:S ains... que época más dura tuvo que ser para aquellos qe la sufrieron... Espero que la próxima vez que te visite morfeo sea algo más alegre aunque tambien que te inspire de la misma manera ^^ saludos

Sensai dijo...

¡Increíble! Yo recuerdo mis sueños, pero desde luego no me inspiran tan profundamente!

Besiños!

Duquesa de Katmandu dijo...

Elijo té de tilo para dormir y no pesadillar...
Horquillas arrancadas, Jardinero.

Beso,

Galán de Barrio dijo...

excelente!

no parás de crecer, el blog ya te queda chico!

Necio Hutopo dijo...

El ejercicuio, cuando menos, interesante.
El resultado, no se due, encomiable y, por supuesto, plagiable*.

La fuente de conocimientos, History Chanel, perfectible... MUY perfectible.

*lo cual, algunas veces, es el mejor piropo que se le puede hacer a quien escribe.

MATANUSKA dijo...

ODIO las guerras, odio a los asesinos que se creyeron que eran mejor que otros cuando eran lo peor, que hubiera pasado si los nazis no hubieran existido? que hubiera pasado si no hubieran guerras ni armamento enla tierra?

en fin

besoss

El Jardinero del Kaos dijo...

aïcha: garcias, me encantó lo qu escribiste en tu blog!!! "Hotel Ritz" y Morfeo me visita todas las noches...pocas son las que me trae cosas alegres...
besos.

sensai: Gracias, no me lo merezco...
mais besiños pra voce!!!

Duquesa: sea mas explicita que no cobro por letras, un buen tilo me vendria bien.
se la quiere mucho!!!

Galan: Que pretende usted de mi? Canalla!!!
acaso usted no tiene madre???
jajjaa...para cuando lo que hablamos???

Hutopo: Viniendo de usted...no soy digno!!! no soy digno!!!
gracias, plagiable es el mejor cumplido.

Matanuska: si la guerra no hubiera existido, muchos de lo sque hoy estamos aqui no estariamos, la ola inmigratoria que llego escapando del horror de la guerra a sudamerica, fundo los cimientos de de la sociedad que hoy tenemos,
¿Que hubiera pasado si hitler hubiera ganado la guerra?
mmmmm...Matanuska, me ha inspirado una idea...Gracias me pongo a escribir.
besos!!!

DESDEMONA dijo...

me gustó mucho..creo que esto va mas allá de el tema del cuento..lo bueno es el cómo se hizo.... Morfeo no inspira a todos ... he escuchado hablar de elegidos..

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II