miércoles, 23 de julio de 2008

LAS DOS CARAS DE MI MONEDA

Cara.

Otra vez otro corazón roto, esta vez fue el mío. La vida continua el daño no fue tan profundo, la que pudo ser el amor de mi vida va quedando atrás envuelta en una nebulosa difícil de desenmarañar.
Soy buena persona ante todo, al menos eso dicen, fui un héroe alguna vez, pero hasta los héroes también a veces sufren perdidas, bajas irreparables. Y las cicatrices que quedan de ellas nos provocan dolor con el solo hecho de mirarlas.
No soy un dios, muy lejos estoy de serlo, a pesar de ello a veces siento la carga de todo un planeta sobre mis hombros, acuden a mi en busca de respuestas como si mi cuerpo se tratase de un oráculo, muchas veces lo único que puedo hacer es limitarme a escuchar, a pesar de no intervenir en los problemas ajenos de forma directa cada vez mas cicatrices cubren mi alma.
La soledad evidentemente es mi única compañera y lo será por el resto de mi vida. No soy un héroe, ni un dios. Simplemente un mortal.
Esta vez me bajo del tren. No puedo ponerme el traje, no puedo sujetar la capa, las botas me aprietan y la mascara me sofoca (pensé que nunca usaría una, pero me es necesaria)
Por desgracia los héroes dejaron de existir, una vez lo fui y aun hoy pago las consecuencias.
Siempre el mismo triste final.

Seca.

Debo admitir que una persona marcada con cicatrices tan horrendas como las mías, que de solo mirarlas provocan en mi alma un dolor profundo y una constante remembranza de lo sufrido en el pasado, no tiene otra opción mas que sumergirse en las penumbras del ostracismo y en la oscuridad del doloroso pasado.
Después de transitar el camino del héroe la mayor parte de mi vida y salir herido casi de muerte, me veo conducido a envolverme en las fuerzas oscuras del universo. El héroe ha muerto. Ya me canse de recibir los golpes, de detener las balas con el pecho y de auxiliar a las doncellas en peligro.
Ahora yo soy el que golpea, el que dispara las balas y el que pone en peligro a las doncellas. Me he convertido en los peligros que enfrente durante toda mi vida, soy lo que nunca pensé que iba a llegar a ser: un villano, un malvado.
¿Por cuánto tiempo se puede poner la otra mejilla? ¿Por cuánto tiempo se puede socorrer a las princesas para que terminen en brazos de otros? No mas, ahora soy mi opuesto, la otra cara de la moneda.
Mi sufrimiento será perpetuo, lo se, pero al menos tengo el consuelo de que lastimare a otros tanto como me han lastimado a mi.
El viejo traje de héroe me contempla colgado de un perchero, la vieja capa hecha jirones aun flamea suplicando por mi redención y la mascara me clava esos ojos vacíos juzgándome y reprochando mi decisión. A su lado un taje negro me espera, me llama, clama por mi oscurecida alma y con la promesa de cubrir mis cicatrices me lo pongo. Calza como un guante, me envuelve, me hace olvidar del dolor. Me hace olvidar que alguna vez el amor me hirió tanto que he dejado de ser yo.
Un héroe ha muerto, un villano ha nacido.

Canto.

Una vez escuche una vieja historia acerca de tres soldados espartanos, esto ocurrió en las Termópilas. Uno de los generales se había enojado mucho con estos tres soldados (desconozco la razón) y como castigo les impuso permanecer de guardia durante toda la noche a la espera de la avanzada persa. Tomando en cuenta que el sol se ponía a las seis P.M. y se alzaba a eso de las cinco A.M. los soldados se dieron cuenta que eran casi doce horas las que debían pasar en vela.
El mas listo del trío llamado Pirio propuso lanzar una moneda al aire. Si salía cara Daxio haría la guardia completa, en cambio si salía seca Fecio cumpliría las doce horas de guardia.
- ¿Y que hay de ti Pirio?- pregunto Fecio.
- Pues si la moneda cae de canto yo tomare la guardia.- respondió Fecio.
No había que ser muy inteligente para darse cuenta del embuste de Pirio, pero a los hombres de armas pareció no importarles dicho trato.
Daxio lanzo la moneda al aire, mientras Pirio se regocijaba anticipadamente de su victoria, los otros dos soldados observaban el trayecto de la pieza de cobre esperando que de una maldita vez tocara el suelo y el destino fuera resuelto.
La moneda toco el suelo (creo que olvide mencionar que el día anterior había llovido), la cara de Pirio al ver el resultado paso de una sonrisa jactanciosa a una expresión de horror. La moneda se había clavado de canto en el suelo barroso.
En un acto de desesperación Pirio sugirió a sus compañeros dividir la guardia en tres turnos iguales, pero la suerte ya estaba echada. Daxio y Fecio se marcharon. Pirio permaneció toda la noche en vela con su lanza en la mano.
¿Y si mi moneda no es de solo dos caras como la de Pirio? ¿Y si mi moneda posee el indeterminado numero de caras y cecas que puede tener el liso canto de una moneda?
Puedo ser bueno, puedo ser malo, puedo ser lo que quiera.
¿Si me dispusiera a lanzar una moneda obtendría la misma suerte que Pirio?
Miro mis cicatrices una vez mas, ni siquiera la espesa oscuridad de mi nuevo manto las oculta por completo. Me enloquecen, escarbo en ellas, desgarro la piel a su alrededor, separo todo el tejido muscular que me estorba y me empapo en sangre. Busco, revuelvo y aun no encuentro la razón ni el ¿Por qué? ¿Por qué me duele tanto, por qué duele tanto ser yo?
Si por cada golpe que no pude desviar, si por cada bala que no pude parar me siento así, entonces preferiría estar muerto. Si por el contrario mi sufrimiento se debe por golpear donde mas duele y lastimar a los demás. También preferiría la muerte.
Cuando nuestra suerte esta determinada por el canto de una moneda las posibilidades son infinitas, esto va mas allá del cara o ceca. Del blanco o del negro.
Me lastimaron y lastimé y aun no se cual de las dos cosas es mas difícil de perdonarme.

3 comentarios:

Galán de Barrio dijo...

muere como un héroe, o vive lo suficiente para covertirte en el villano...

Galán de Barrio dijo...

claro que lo habías leído, en la nunca bien ponderada Tocate Comics, ese cuartetto de talentos...


corección: no soy el único que te lee, sino el único que te firma (las estadísticas dicen que cada 1 que firma hay 4 que no)

(te emocionaste al ver "2 comentarios"? jaja)

Berserkwolf dijo...

jaja comentario divertido el que te dejan con las estadisticas de lectura,si es verdad,que la vida de heroe,no llega al final feliz(ese final que alguien se fabrico,pero que nunca tiene detalles,ese final que no es un punto final es un ... sin resolver)la vida del opuesto tampoco trae paz,la indiferencia el placer adquirido en devolver a los demas lo que se merecen(y por que no un poco de lo que no merecian tambien)siguen siendo actos de dependencia,si bien nadie es una isla(donde he leido esto) depender tanto nuestra vida de los demas nos destruye,tanto si hacemos el bien como si hacemos el mal,pero que ahi de la suerte de pirio,nos deja ver que las opciones no son un lado o el otro,que el negro no tiene que ser sinonimo de maldad,ni que el blanco es pureza,la moneda no es bidimensional,la vida tampoco,tu ya as dado la pauta las caras de la moneda pueden ser infinitas,despues de todo como saber cual es el otro lado de la moneda,siempre vivimos al otro lado de la moneda.

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II