miércoles, 19 de octubre de 2011

Legión del Kaos Nº 69 "Una de Villanos"

Y si, sigo sin escribrir Legión del Kaos...

Famoso Disclaimer: Veamos. Los protagonistas de esta obra, están hechos a semejanza (Bah, es una copia) de cuatro autores que bien conocen (supongo). A saber: Jardinero del Kaos (Alekz Kaos), Necio Hutopo (Hutopo o señor H), Galán de Barrio (Don Juan) y, última pero no menos importante, Glow Naif (G), quién les trae esta bizarra y enredada aventura. Por lo tanto se pertenecen a sí mismos; esperemos. Si bien no salen explícitamente mencionados, los héroes de Legión del Kaos son propiedad de Alejandro Golan (JdK).


Dedicatoria: A todos, realmente, pero sobretodo a los que he tomado para que fueran los protagonistas: Juan Pablo, Mario y Alejandro.

Advertencia: Carece de lógica. La autora no se hace responsable de los aneurismas ni de las convulsiones que pueda causar este escrito a los lectores de este increíble blog. Enjoy!






¿Una de villanos?

Por Glow Naif

El infernal sonido del reloj de péndulo hacía eco en aquel cuarto. ¿Por qué no podían decorar con uno digital? Nadie respondería aquella pregunta; los tres caballeros que se encontraban en el lugar tenían mejores cosas qué hacer.

—Entonces, ¿ahora seremos villanos? —dijo un sujeto de terno, muy elegante y que tenía una sonrisa adornando su rostro.

Aquel hombre, quien era conocido en aquel barrio sólo como Don Juan, revolvía la copa de fernet que tenía en sus manos con cierta fascinación y delicadeza. Parecía que le hablaba a las sombras: las luces estaban apagadas en aquella habitación, a excepción de una pequeña lamparilla. No obstante, de la oscuridad emergieron otras dos figuras masculinas. El más alto acomodó su sombrero de vaquero y luego su chaqueta. De ésta sacó dos pistolas Luger y apuntó hacia una de las paredes. Dos pinturas volaron.

—Nunca he sido héroe, de todos modos —reflexionó poniendo su pie encima del brazo del asiento donde se encontraba el hombre de terno —. ¿Vamos a robar, matar, vengarnos de Legión?

—Tranquilo, Alekz, amigo mío —dijo Don Juan —. No es lo que tengo pensado, exactamente.

—Pensé que éramos cuatro —intervino el tercer hombre.

—Ahora que lo pienso, el señor Hutopo tiene razón, ¿Dónde está G?

De la nada, el rugido de un potente motor se escuchó tras la puerta. Ésta fue derrumbada estrepitosamente por una motocicleta chopper. Los tres caballeros se quedaron mirando las caras.
La mujer se sacó el casco. Al contrario de las propagandas de productos para el cabello, el suyo se encontraba desordenado y maltratado.

—¡Wow! ¿Díganme si eso no fue cool? ¡Volé la puerta y la pared! ¡La raja! ¡Si pudieran ver sus caras ahora! ¡Michael Bay estaría tan orgulloso!

—Eso fue innecesario, mujer —dijo el vaquero rodando los ojos —Sos una exagerada.

—¡Hey! Están en mi escrito, puedo hacer lo que se me plazca, ¿OK? —advirtió G —. Además, cada uno tiene su estilo. Este es el mío —agregó sacándole la lengua.

—¿Un compendio de clichés y posiblemente violencia gratuita? ¿Sabés?, eso me parece muy conocido.




—Bueno, bueno, pero no se pongan a discutir —intervino Don Juan soltando un fuerte suspiro —. Es tiempo de organizarnos. Ahora, ¿qué haremos? Dos de nosotros hemos escapado de la prisión recientemente y dos están siendo buscados ahora mismo. Necesitamos actuar ya, unir fuerzas.


Los cuatro se quedaron en silencio, esperando un discurso más largo por parte de Don Juan. Él se alzó de hombros.

—¿Qué? No pensé que llegaríamos hasta este punto.

—Legión no tardará en encontrarnos —acotó Alekz —. No hemos venido a tomar el té, señoritas.




Segundos después, el lugar fue remecido por una explosión en las afueras. Los cuatro miraron hacia la ventana cuando un segundo movimiento, más fuerte que el anterior, los azotó contra el suelo.


—Esa debe ser la policía —dijo Don Juan mirando su reloj de pulsera, por alguna razón.

—¿De verdad creés eso? —preguntó Alekz, sarcástico —, y yo pensaba que la ciudad nos estaban recibiendo con fuegos artificiales y fiesta incluída.

—¿Y ahora qué? —interrumpió Hutopo mirando al grupo.

—Siganme.

Don Juan los guió hacia una puerta que daba a las escaleras del pasillo. Tendrían que subir varios pisos antes de poder encontrar —con suerte —alguna salida segura. Por detrás se escuchaban disparos y gritos por parte de los agentes. Iban a un buen ritmo hasta que a Hutopo se le cayó una pequeña libreta. Retrocedió a recogerla.

—¡Cuidado!

El grito de G fue en vano; dos policías estaban apuntando la cabeza del mexicano. Cualquier movimiento repentino podría llevar a una fatal desenlace. Sin importarle mucho la presencia de la ley, Alekz se hizo paso y sacó sus dos pistolas de su abrigo, revelando además que dentro de éste estaba lleno de armas, desde cuchillos hasta una miniescopeta. Los policías amenazaron y uno de ellos apretó su arma contra la sien de su rehén.
El vaquero no parecía intimidado y, en cambio, aceleró el paso, saltó para caminar por sobre el pasamanos, corrió y se impulsó para dar un par de vueltas en el aire y quedar tras los oficiales. Anonadados, no tuvieron tiempo de reaccionar y Alekz aprovechó aquel instante para desarmarlos y dejarlos inconscientes con un par de puñetazos y patadas. Hutopo se levantó y guardó su libreta entre sus ropas.

—Gracias.

Alekz hizo un gesto con la cabeza en respuesta, pero luego se quedó quieto. Rodó los ojos; había alguien más tras ellos. Para su sorpresa, eran ninjas. Un grupo de ocho poderosos ninjas.

—Mierda.

El vaquero se dio vuelta, frunció el ceño y sonrió de medio lado, desafiante. A su vez, Hutopo sacó una cajetilla de cigarros, prendió uno y luego sacó su propia pistola.

—Dos locos contra ocho ninjas. Sólo la autora sabe quién ganará.

Fueron sus últimas palabras antes de ir a la pelea junto con Alekz.

Mientras tanto, Don Juan y G tenían sus propios problemas. Se encontraban en el techo del edificio rodeado de agentes armados, además de dos helicópteros con sus respectivas metralletas. La mujer también sabía que habían francotiradores en los edificios cercanos. Sin contar a los superhéroes que venían en camino.

—Che, G, no quiero ser descortés, pero vos querés matarnos —acotó Don Juan, no muy seguro si valía la pena resistirse. En su mano derecha llevaba un bastón que escondía tres espadas medianas, pero no serviría contra toda una armada.

Ella rió, para colmo.

—Me gusta la acción, las peleas, y lo dramático. ¿O acaso quieres estar dentro de una telenovela? O peor aún, ¿una historia shojo? Donde yo sería la chica en problemas, probablemente con un artículo secreto que determinará el destino del mundo, tú el vampiro sofisticado y deseado por todas las chicas, Alekz el demonio vaquero misterioso y Hutopo el mago erudito y estoico. Ah, y todos sería excesivamente atractivos, y estarían enamorados de la protagonista.




La mujer soltó una risilla entre dientes ante la idea. Podía imaginarlo a la perfección.


—Podrías habernos otorgado algún poder al menos — dijo el hombre encogiéndose de hombros.

Desde atrás aparecieron los otros dos criminales, quienes saltaron exageradamente sin razón aparente, cayendo estrepitosamente contra el suelo. Una gran explosión desde el interior les siguió luego de un minuto.

G alzó una ceja —Descoordinados.

El cielo estaba oscuro, y los truenos se podían escuchar a la distancia. Una tormenta se aproximaba. Las gotas comenzaron a caer sobre ellos; fue en ese momento que la afamada Legión del Kaos apareció, descendiendo desde un costoso jet.

—Autores versus personajes. ¡La batalla más suprema y épica que todos esperaban, yeah! —bramó la chilena —, ¡pero no esta vez! —dijo tras una risa estruendosa y maléfica. —¡A correr!

—¿Qué? —articuló Don Juan, confundido.

—Es una broma, ¿verdad? —dijo Hutopo incrédulo.

—¿Ah? Después de todo, ¿ni siquiera vamos a pelear? —preguntó Alekz, muy indignado —. No, ¡eso sí que no!
Y sin esperar, el vaquero sacó desde atrás de su abrigo una ¿guitarra eléctrica? Mientras tanto, el otro argentino desarmó su bastón, el cual se transformó en tres espadas y se puso en posición de ataque. Hutopo también se unió a la moción.
Eran cinco superhéroes, pero sólo cuatro de ellos se quedaron a pelear. El restante persiguió a G, que ya se encontraba corriendo a través el techo despavorida por las balas. Llegó al borde; eran treinta y cinco pisos, sería una muerte segura. Uno de los helicópteros apareció por el frente ¿Escapatoria? Muy poco probable.
Todo se volvió blanco. Unos minutos después, los cuatro se encontraban dentro de un helicóptero, habían derrotado a la armada y dejado a Legión con tres hombres heridos.

—¿Qué fue lo que ocurrió?

Don Juan preguntó con la mano en la cabeza, no muy seguro dónde estaban. Alrededor de ellos habían muchas chicas en escasas ropas que les hacía compañía.

G se asomó por el asiento del copiloto, mirando a los tres hombres.


—Cuando todo falla, lo único que queda es llamar a Chuck Norris. Yeah!


El famoso ícono de acción se encontraba piloteando la nave y los saludó con una mano. Los tres caballeros aún no salían de la impresión.

—¿Por qué no llamaste a Bruce Willis? —preguntó Alekz.

—Te dije que este es mi relato, hombre.

El helicóptero se perdió en el horizonte. Había un hermoso atardecer, que fue acompañado por una melancólica melodía de guitarra.

FIN... ¿Cierto?

Nop. Sigue un intento de cómic, je.





Ahora sí. ¡Gracias por leer!


Curiosidades: Este relato está basado en un fondo de una portada, de algún capítulo de Legión del Kaos (No me pregunten cúal, no tengo buena memoria). Lo que sí sé es que fue cuando Emina despertó del estado de coma. Si saben de lo que hablo, habrán notado que había una sección de ‘Buscados’ en la pared. Gracias a eso, pude escribir esto. Espero les haya gustado.




Agradecimientos: A TV Tropes, por brindarme algunos clichés e ideas; a Alejandro, por supuesto, por permitirme escribir algo relacionado con su historia y a ustedes, por leerla. A Juan Pablo y a Mario por participar indirectamente en mi experimento, ja, ja. También a mí misma por terminar la bendita historia, jo.


¡Nos vemos!

11 comentarios:

Galán de Barrio dijo...

JA!!!!

ESTO ES UNA LOCURA!

ME ENCANTA :)

GRACIAS A TODOS, LOS AMO!

PD: Jardinero, tu entrada anterior me ha inspirado... mUy pronto, el tan esperado regreso

Jardinero del Kaos dijo...

Eso es muy bueno Galán, muy bueno!!!

Necio Hutopo dijo...

Vale... Va... Mucho diálogo no tengo, la verdad... tendré que hablar con mi agente al respecto...

Envidia cochina dijo...

Muy buen post!

Lecturas, dibujos... mucho para ver y leeer!

La historia esta buena!

Saludos!!!!

Envidia cochina dijo...

Quise decir "leer"...

Saludos otra vez!

Tania dijo...

¡Hola, hola! Les habla la autora de esto. Qué quieren que les diga, estoy contenta que los protagonistas de esta historia hayan leído lo que escribí; hace tiempo que lo hice y tenía ganas de saber su opinión como para hacer una segunda parte. Y bueno, más que nada quiero agradecer la oportunidad y que ojalá haya futuras instancias para hacer este tipo de cosas en conjunto. Bye bye!

Berserkwolf dijo...

jajajajajajajaja como jaja no me di cuenta jaja hace un par de dias jaja, Chuck ex machina

Necio Hutopo dijo...

Yo sólo paso por aquí a decir que llegó el correo.. Eso y que muchas, muchísimas gracias... Espero algún día hacer algo para corresponder tanta amabilidad...

Margarita Moya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
zeitgeistupid dijo...

JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA ESTO ES DEMASIADA GENIALIDAD PARA MI MENTE, NO LO PUEDO CREER, HASTA SIENTO UNA ENVIDIA TREMENDA POR NO ESTAR EN LA HISTORIA PERO A QUIEN MIERDA LE IMPORTA ES DEMASIADO BUENA ;_; CREO QUE LLORARÉEEEEEE G, ESTO ES A FUCKING MASTERPIECE, PERDONA LAS MAYUSCULAS, BUAAAAAH

Anónimo dijo...

primera vez rondando acá... está super bueno, me reí bastante. saludos

Robar es delito penado por la ley...

Primera Temporada




















Reborn
1-2-3
Valores de Familia (Dibujos N. Hutopo)
1-2-3
Contacto en Roma
4-6.
El Señor Bubbles
5-7-8-9.
El Bravo y el Audaz
10-11.
Justicia (por C. Scherpa)
12.
Domo Arigato Mr. Roboto
13-14-15.
Seducción del Inocente
16-17-18.
Apocaliptica I al X
19-20-21-22-23-
24-25-26-27-28.
The Arrival of the Techbical Gods
29-36-48.
Extrañas Parejas
30-31-32.
Legión del Siglo XXVI
33-34-35.
Alguien debe Morir
37-38-39.
Universos Paralelos
40.
Injusticia Ilimitada
43-44-45-46-47-49.
Deus Ex-Machina
50-51-52-53-54-
56-57-58-59-60.

Origins.

Secret files & Origins
Nº 41-42-55.
1 - 2 - 3



Otras Publicaciones...




American Man
1-2
Kabalah
1-2
American Man/Kabalah
1-2-3
Jewish Justice
1-2



Anteriormente en Legión.



Volumen I
1-2-3-4-5
Preludios
1-2-3-4-5-6
Volumen II
1-2-3-4-5-6-7
Personajes
I-II